Lavado profesional en Seco

Mediante este proceso la ropa no se encoge, no pierde la forma y mantiene su color natural. Es apto para materiales y tejidos como cuero, gamuza, seda, linos y encajes especiales.

Aquellas prendas que vienen con símbolos del lavado en seco y las que tienen forros y entretelas, deben lavarse en seco, ya que la humedad las estropea.

El lavado en seco es un proceso en el que no se utiliza agua como solvente sino una sustancia conocida como percloroetileno. La ventaja es que este elemento, derivado del petróleo, es más volátil, tiene un punto de ebullición menor que el agua y se seca con poca temperatura. Después de humedecer la ropa con esta sustancia y aplicarle los productos químicos para sacar la mugre, se coloca en una máquina a 40 grados para que se seque.