Mantén tu prenda en forma

Cada prenda debe ser guardada acorde a sus características, por ejemplo, un suéter de lana corre el riesgo de perder su forma si se guarda colgado, por lo que es preferible doblarlo.